Big data, privacidad y economía colaborativa: buscando la ética perdida

Tengo una higuera en mi jardín que da unos maravillosos higos en esta época del año. Verdes. Tersos y dulces.  Muchos se pudren o se los comen los pájaros. Lo mismo pasa con las moras de las zarzas que rodean mi casa. O se queman por el sol o las aves las almuerzan. Cuando el calor no me amedrenta salgo y recolecto muchas. Lleno tapers y me harto a comer moras durante días. Sin embargo, son demasiadas. Tengo un excedente. Un canguro amigo me dice que las venda. Otro que las regale. Otro que las tire. Y todo esto me hace pensar una vez más en la economía y en cómo gestionamos lo que a priori está infrautilizado.
Hace unos días llegó a mis manos un viejo número de The economist hablando de las maravillas de la sharing economy[1]. Ese nuevo sector multifacético en el que los prosumidores  intercambian bien y servicios. Un clásico. El trueque de toda la vida. El articulo señalaba las maravillas de Internet para unir finalmente en un amor perpetuo a consumidores y productores en tiempo real.
Se iban a acabar los monopolios. La competencia haría que los precios estuvieran por los suelos. Y lo más importante: el consumo colaborativo haría que la justicia social y económica se extendiera a los confines del planeta. El bienestar llegaría finalmente. Habíamos llegado al fin de la escasez.
Ya he hablado en otros posts sobre las implicancias de esta nueva economía de bienes intangibles. En donde la premisa es el acceso y no la posesión. No me explayaré en esto. El artículo de The economist era de 2013. Tres años han pasado y yo me pregunto: ¿Se ha producido el milagro económico? ¿Se han cumplido todas las expectativas económicas y sociales que esta nueva economía pregonaba?
Ok. Debo confesar que suena atractivo. Todo lo que tenga que ver con compartir mola. Es genial. Nadie se olvida de una de las primeras grandes controversias en torno a esto: la piratería. Compartir estaba bien porque rompía con los monopolios. Favorecía el acceso. Democratizaba el consumo. Hasta que algo pasó: el modelo se agotó y Napster se transformó en una plataforma de pago y apareció Spotify democratizando el consumo y tirando por los suelos los ingresos de los creadores. No me linchen. Me encanta Spotify. Es fácil. No me compromete. Es barato. Me resuelve el tema de la propiedad. Me permite el acceso y ya no tengo que cuidar de que mi perro me rompa los vinilos y los CDs.
Pero hay una cuestión de fondo que me pregunto: ¿hemos logrado acabar con los monopolios o hemos reemplazado viejos monopolios, rancios y conservadores por nuevos monopolios cools de Silicon Valley?
Un ejemplo más contemporáneo. Airbnb. Bla bla bla car. Me encanta la idea. Es fascinante. Acabar con las viejas redes de taxistas o de grandes hoteles. Me fascina la idea de abrir el mercado a nuevos intrusos. Lo nuevo atrae y está bien. Se caen las barreras de entrada pero…disculpen que me ponga ñoño ¿estamos creando un mundo mejor? ¿Hay mayor competencia?  ¿Tenemos más derechos los consumidores/ciudadanos?¿Podemos presicindir del Estado y dejar todo en mano de las recomendaciones de los usuarios como forma de conseguir la calidad de los servicios ofertados?
Intuyo que no. Hemos reemplazado un monopolio por otro. Y esto seguirá siendo así. Que no me vengan con economía más justa y social. A veces hasta los negocios pueden beneficiar puntualmente al consumidor pero no dejan de ser negocios en donde el monopolio de los datos personales es fundamental. Hay que controlar el mercado y eso es lo opuesto a una competencia perfecta. El big data es fundamental en este tipo de empresas y la transparencia su bandera.
Estos modelos de negocio tienen un pilar muy fuerte en el acceso a los datos de los usuarios. Es necesaria esa información. Porque esa información tiene valor. Que no nos engañen. Son empresas molonas pero los consumidores seguimos igual de desprotegidos que antes mientras no seamos conscientes de que nuestra privacidad, además de ser un derecho, vale dinero en el mercado. Antes por lo menos reinaba el anonimato en Internet, ahora estamos vigilados.
Acá te muestro mis moras. Estaban riquísimas. Recuerda agarrar siempre las más negras. Las rojas están ácidas. 

Me meto en Internet y veo varios colectivos interesantes como Sharing España. No, no es una plataforma ciudadana de trueque. Está formado por empresas modernillas como Uber o SocialCar. ¿Y los consumidores? No veo nada claro. Solo un interesante estudio realizado por OCU: Consumo colaborativo: ¿colaboración o negocio?[2], solo un 10% de estas empresas en España se dedican a algo medianamente social. La mayoría tiene como principal objetivo hacer dinero. Escasea la transparencia, la misma que ellos pregonan cuando somos los consumidores los que tenemos que entregar nuestros datos. Solo una de cada tres empresas respondió el cuestionario de OCU. Echo en falta una mención más explícita al tema de la privacidad de los consumidores pero al menos hay un pedido explícito de más regulación y protección de los consumidores.
Más interesante el estudio de ESADE Nosotros compartimos ¿Quiénes ganan? en el que se ahonda más sobre las luces y las sombras de la economía colaborativa. Me quedo con un dato demoledor  el 95 % de los beneficios de la economía colaborativa se lo están llevando el 1 % de las plataformas"[3].
Vuelvo a lo mismo. Tenemos más monopolios y más control en pocas manos de nuestros datos personales. Me parece genial que la gente quiera hacer negocios pero los consumidores debiéramos ser conscientes de lo que estamos vendiendo.
Señores: no me paga el lobby hotelero, no pertenezco a la liga anti piratería pero lo tengo que decir bien claro: estamos perdiendo esferas de privacidad a pasos agigantados y seguimos tan tranquilos. Soy un canguro y me siento solo en el desierto. Necesito seguir investigando cómo el big data y la economía colaborativa puede tener implicancias éticas en torno a nuestros datos personales. Que alguien me cuente si es posible una economía colaborativa que sea más cooperativa y anónima y menos lucrativa y vigilante.
Me estoy derritiendo. Una masa de aire caliente me está matando. Después de esta parrafada los dejo y corro desesperado al vermuth fresco. 
Cargado de hielitos.




[2] Aquí puedes leer el informe https://www.ocu.org/consumo-familia/viajes-vacaciones/noticias/informe-consumo-colaborativo
[3] Aquí un link al estudio completo   http://www.esade.edu/homepage/esp/newsroom/press-releases/viewelement/322962/1/un-estudio-de-esade-apunta-la-necesidad-de-establecer-un-marco-para-medir-el-impacto-social-de-las-iniciativas-de-economia-colaborativa

Comentarios

Entradas populares